Saltar al contenido
ratatopo.com

Historia de la rata topo desnuda

Las ratas topo desnudas (Heterocephalus glaber) fueron las primeras
descrito por Ruppell en 1842 y durante muchos años su
la descripción taxonómica fue refutada y fueron
considerados como neonatos de una especie mucho más grande o mamíferos que habían perdido su piel como consecuencia
de la enfermedad. Las colecciones y descripciones posteriores fueron
comunicados en los decenios de 1890 a 1957 y se resumen
por Brett (1986). La mayoría de esos estudios se centraron en la
anatomía inusual de esta especie y la morfología
adaptaciones a la vida subterránea. Jennifer Jarvis comenzó
estudiando estos animales a finales de los años 60 y fue el primer
para llevar estos roedores sin pelo al laboratorio. Observó que estos animales eran muy sociables
y parecía que trabajaban juntos para excavar túneles y
encontrar comida. También observó que rara vez encontraba animales preñados en la naturaleza e incluso en cautiverio tenía poco
éxito en la formación y mantenimiento de la cría
colonias. Posteriormente, un grupo de biólogos principalmente
trabajando con Jarvis (Brett, Buffenstein, Clarke, Faulkes)
comenzó a estudiar e informar sobre su biología única.
A mediados de los 70, Alexander, un biólogo evolutivo
cuya investigación se centró en la evolución de la eusocialidad
(un estilo de vida colonial con una estricta división del trabajo que culmina con la presencia de una sola hembra reproductora),
describió el mamífero eusocial hipotético ideal. En
que en ese momento aún no se había identificado ningún mamífero eusocial
y sólo las avispas, hormigas y abejas eran conocidas por ser
eusocial. Describió a su hipotético mamífero eusocial como estrictamente subterráneo, viviendo en suelos duros y
…buscando cooperativamente en los grandes tubérculos subterráneos.
Un colega y amigo de Jarvis, TL Vaughan, dijo
Alexander que había descrito acertadamente el lunar desnudo
rata, roedores que Vaughan había visto en la oficina de Jarvis.
Alexander, su estudiante de doctorado Sherman, y Jarvis
a partir de entonces comenzó un extenso estudio de colaboración sobre
eusocialidad y comportamiento en la rata topo desnuda.
Los biólogos Bennett, Clarke, Faulkes, O’Riain, y
Sherman ha contribuido en gran medida a la comprensión del comportamiento de las ratas topo desnudas. Buffenstein estudió con
Jarvis y la acompañó en su viaje a Kenya en 1980
para evaluar si las ratas topo desnudas en la naturaleza también viven en colonias con una sola hembra reproductora. Jarvis publicó esto
hallazgo fundamental en la ciencia en 1981 (Jarvis, 1981). Su equipo
publicado extensamente sobre respuestas ecofisiológicas
que permiten a las ratas topo desnudas sobrevivir y prosperar en
su oscuro y húmedo entorno en el árido y semiárido
regiones del África nororiental. Estas respuestas incluyen el metabolismo de los minerales en ausencia de la luz solar (Buffenstein
y otros, 1994), la función renal (Urison y Buffenstein,
1994), la termorregulación (Buffenstein y Yahav, 1991;
Withers y Jarvis, 1980), función gastrointestinal
(Yahav y Buffenstein, 1991), los aspectos microecológicos de
la rata topo desnuda (Bennett y Jarvis, 1995), y finalmente
las características biológicas que contribuyen a la excepcional longevidad de este, el roedor más longevo que se conoce.
Se ha documentado que las ratas topo desnudas viven más tiempo
que 30 años en el laboratorio (Buffenstein et al., 2008). Más
Recientemente, los neurofisiólogos (Catania, Comer, Crish,
Goldman, y Park) han analizado el sistema nervioso
de estos animales y han identificado muchas características neurológicas únicas que permiten a estos animales prosperar en su
el medio ambiente. Uno de los aspectos interesantes del desnudo
El sistema nervioso de las ratas topo es su falta de habilidad para sentir
dolor químico (capsaicina y ácido) e inflamatorio
dolor (Park et al., 2008), aunque responden normalmente
a pellizcos y calor agudos (Kanue y Hole, 1990; Kanui
y otros, 1993; Park y otros, 2008; Towett y otros, 1993).